Blanco y negro

El contraste.

Los ojos nunca son blancos cuando pestañeas, y tampoco tu barba es negra cuando le echas espuma. Enciendes la “app” de la linterna cuando te da miedo la noche, y te ciega el flash cuando una cámara se dispara en tus narices.

Te llegas a conocer cuando averiguas qué es lo que te falta. Sales a correr a la espera de tropezarte con una piedra de forma humana, esa que tras muchas vistas previas en tu mente, intuyes que podría ser muy igual a tí, pero estarías equivocado. Esas son las que tras el tropiezo, cuesta mucho levantarse.

Es ahí cuando entra el curso del análisis reflexivo más potente, el de la casualidad más espontánea. El conocer a alguien que remueva parte tu ignorancia. Además del exitante periodo de desconocer cuándo aparecerá.

Nunca entendiste cómo llegó, pero llegó. Y Ahí sigue, abrazada desinteresadamente, sea cual sea la distancia, rodando colina abajo abrazados, por si alguna vez llega una cuesta empinada, tener la certeza de haber cogido la carrerilla suficiente para superarla con dos sonrisas.

Los colores opuestos se atraen. Y eso gusta.

636x460design_01.jpg

Ayoze P.G.

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: