Estrepitosamente.

Nubes de pensamientos que no llegan a nada. ¿Para qué sirve razonar las cosas si al final la puñetera fuerza de la locura inquieta hace que tus instintos más oscuros recuperen el control y hagan lo que les plazca? No entiendo. Aunque he de decir que entiendo que no lo entienda.

Ideas brillantes que se apagan por la poca constancia del interés. Ideas originales que acaban muriendo en el tintero del olvido. Todo pasa demasiado deprisa para ponerse a pensar demasiado. Aunque demasiada es la prisa que tengo para que los pensamientos corretéen junto a mí.

Actúo rápido para parecerme a mis instintos, para callarle la boca a la realidad. Solamente paro para llenar mi estómago de fantasías, para disfrutar de lo poco que mi imaginación no llega a alimentar.

Siento que todo pasa tan rápido que a veces la luna camina por el cielo dos veces en un único día. Me encuentro sorprendido de mí mismo, de que todo tiene su otro punto de vista a pesar de que la vista son solo muchos ojos en cuerpos y que éstos solo están formados de pan.

Stop me susurra la oreja. Es hora de reflexionar, de descansar. Nada de lo escrito tiene sentido.

002 (2)

Ayoze P.G.

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: