Un abrazo dormido.

Un entrelace mañanero del contacto de dos ombligos desnudos, dos bostezos acordes en clave de sol. No está nublado y el calor se transmite al pensamiento. Una nueva idea que no tan nueva pero hoy da igual. Ese recuerdo es el importante, el que me arropa las noches impares y el que transporta todo el sentido a la par que me vuelve loco.

Un abrazo dormido, pero que cuando despierta aún permanece. Una esencia imperfectamente enfrascada por toda la habitación y que aún si abro la ventana sé que siempre volverá. Un abrazo dormido que aunque con la mirada entre almohadas, se siente como nunca.

Ayoze P.G.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: