Nunca te detengas.

Nunca dejes de hacer el ridículo porque cuando pierdas la vergüenza, los obstáculos de tu camino, muchos serán insignificantes.

Nunca pienses que todo está perdido porque siempre te podrás rescatar.

Nunca sientas que una ola es demasiado grande porque siempre hay una manera de saltar.

Nunca comas solo porque sienta genial compartir un postre.

Nunca te levantes sin pensar antes en el porqué has tropezado.

Nunca dejes de darle la mano a alguien por miedo a su textura.

Nunca aguantes las ganas de llorar si es como te sientes, la calma llega tras la tempestad.

Nunca es tarde para rectificar. Es tu vida al fin y al cabo.

Nunca pierdas el tiempo solo, piérdelo con alguien que te haga sentir diferente.

Nunca hagas castillos de arena si luego no los vas a aplastar, es la mejor parte.

Nunca digas “te lo dije” o “y si hubiera…”, eso no ayuda ni cambia nada.

Nunca dejes de sacar una sonrisa si tienes la capacidad para ello.

Nunca abandones tus metas, si no estás motivado, busca ilusión.

Nunca hagas lo que no te gustaría que te hicieran. Has lo que te gustaría que te devolviesen pero nunca lo hagas esperando a que llegue lo mismo por la otra parte.

Nunca dejes de ser transparente. Una vida de engaños, mentiras y miedos es una vida donde la felicidad solo llega por momentos y crea más inseguridades.

Nunca mientas al menos que sea para sorprender. ¡SORPRESA!

Nunca cortes por lo sano. Tiene de todo, menos sano.

Nunca tires la toalla. Métela en la lavadora y añade un litro de suavizante.

Nunca es tarde para saborear una Tirma.

Nunca seas egoista. Es una palabra muy fea.

Nunca confundas un consejo con alguien que te intente influir de una manera u otra. Tu personalidad es un tesoro donde la forma la moldeas tú.

Nunca seas celoso, si alguien quiere hacerte daño lo hará estés siempre pendiente o no. Emplea el tiempo en ganar seguridad en ti mismo.

Nunca permitas dejar de hacer una cosa que te motiva por el qué dirán.

Nunca luches sin haber desayunado. Es la mejor forma de empezar el día.

Nunca dejes de confiar en el despertador, aunque lo odies. Él sabe lo que hace.

Nunca olvides hacer caso a tus instintos, pero compleméntalos razonando.

Nunca dejes de hacer locuras porque sería un locura.

nunca digas NO a la espontaneidad. Ésta te hace renacer.

Nunca te dejes atrapar por las sábanas, son muy listas.

Nunca te eches a perder. Eres una persona bellísima. Cuídate hoy para hoy y para el mañana.

Si tomas una decisión y ves que no es la que te hace más feliz, escarva el tunel y lo que haga falta para llegar hasta la vereda que llene completamente tu vida.

Nunca dejes de confiar en alguien si te lo demuestra día a día.

Nunca desaproveches las oportunidades de la vida. Solo tenemos una.

Nunca te dejes de superar. El conformismo debería ser tu mayor enemigo.

Nunca pienses que es malo pedir ayuda. Siempre habrá alguien que te haga reflexionar o ver las cosas desde un punto de vista diferente.

Nunca esperes a que lleguen tiempos mejores si tu presente es un desastre. Ordena tu vida (y tu cuarto también, que no está de más).

Nunca pierdas el tiempo discutiendo por el pasado. No conozco a ningún mago que me lleve a él para cambiar algo.

Nunca discutas para hacer daño, hazlo para solucionar el problema.

Nunca palabras si no vienen acompañadas de hechos.

Nunca te olvides de la frase: “si quieres, puedes”. Repítela: “si quiero, puedo”.

Nunca mires por encima del hombro, no eres una jirafa.

Nunca te rías de alguien si él no lo comparte. Ya somos mayorcitos.

Nunca los errores fueron malos si aprendes de ellos.

Nunca olvides y dejes de llevar a la práctica valores solidarios, empáticos y de tolerancia. Te harán ser una persona increíble.

Nunca hables a las espaldas, son más bonitos los pechos.

Si tropiezas de nuevo en la misma piedra no te sientas torpe, sabes que a la tercera va la vencida.

Nunca te sientas orgulloso de haber hecho daño a alguien, se lo merezca o no. Te arrepentirás algún día.

Nunca, pero nunca te pares en seco, porque si no avanzas tus arrugas lo harán, porque el tiempo no perdona pero tú jamás te olvidarás de caminar. Corre paso a paso, siempre hay un motivo por el que dejar huella.

Ayoze P.G.

Anuncios

12 comentarios to “Nunca te detengas.”

  1. Jenifer Says:

    muy chula esta entrada! 😉

  2. angemedina Says:

    Excelenteee!!

  3. Arturo Says:

    Gracias por los pensamientos. En particular me gusto éste:
    Nunca es tarde para rectificar. Es tu vida al fin y al cabo.

  4. akanesita Says:

    Excelente! 🙂 Miss you!

  5. andrea:) Says:

    eh, me ha encantado!!
    las imagenes preciosas y el texto genial 🙂

  6. Cecy Says:

    Me encanta esta. Touché

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: